Traductor

Google
Google

Buscar este blog

29 octubre 2006

Diario de una ciudadana


La lluvia cae, benéfica, sobre Madrid y muchos puntos de España, algunos de los cuales han sufrido fuertes inundaciones con víctimas mortales y cuantiosos daños. El agua, ese oro líquido tan escaso en nuestro mundo de hoy, siempre remisa a aparecer durante largas temporadas, cae de improviso como un manto vivificador que limpia la atmósfera, las calles y llena un poco más los pantanos que, en el caso de Madrid, estaban alcanzando cotas históricas en su escasez de agua.Parece ser, que esta semana de lluvias ha conseguido aumentar la cantidad embalsada en la provincia de Madrid a un porcentaje superior al 40%, cifra más alta a la del mes de octubre del año pasado; pero que no puede permitir hacer un gasto acuífero descontrolado porque sigue habiendo una escasez preocupante de ese bien en el que se basa la vida.

El tráfico, debido a las lluvias, se ha vuelto a convertir en un laberinto caótico, superior al resto del año porque, por un reflejo condicionado que debería estudiar la ciencia, los ciudadanos, cuando caen cuatro gotas, en vez de coger el paraguas, lo que sería lo adecuado, cogen el coche, en una extrapolación freudiana curiosa y molesta para todos, ya que la enorme confluencia de coches convierte a la ciudad en inviable, i e insoportable, ante la desidia del Ayuntamiento que espera, para tomar soluciones al caótico tráfico madrileño, a que nos quedemos todos colapsados en un atasco monumental y generalizado, para así empezar a pensar si es aconsejable tomar medidas urgentes y prioritarias que no permitan la circulación por el centro de Madrid a horas laborables, de lunes a viernes, excepto servicios públicos y residentes -decidiendo así perder unos votos, muchos o pocos, al principio por eso de los descontentos de las medidas que después se demuestran eficaces y benéficas para todos-, en aras de la fluidez del tráfico que esta ciudad reclama urgentemente, ante la falta de soluciones reales y eficaces que no pongan solamente “paños calientes”, como son los parquímetros tan denostados por todos, y solucione la citación caótica de un Madrid que se está convirtiendo en una ratonera, masificada, ruidosa y colapsada, que no puede seguir esperando más para conseguir unas soluciones que no van a venir por parte de cada conductor que, voluntariamente, abandone el coche, como parece ser la esperanza del propio Ayuntamiento ante la falta de soluciones reales y concretas que la municipalidad ofrece.

Paseo por la polulosa y conurrida calle Preciados de Madrid y recuerdo lo que he leído sobre ella y es la noticia de que esta calle se sitúa ya en el puesto número 12, con una renta media anual de 2.580 euros por metro cuadrado y sigue ascendiendo en la clasificación de las ciudades del mundo donde resulta más caro alquilar un local comercial. Porque ahora cuesta 200 euros más que en 2005, 2580 euros el metro cuadrado, con una subida cifrada en un 12% con respecto al año anterior, cuando estaba en el puesto decimotercero. Tras Preciados, está la calle barcelonesa Portal del Ángel, que se mantiene en el mismo puesto del año anterior, seguida por Serrano de Madrid y el Paseo de Gracia barcelonés. Aunque, la calle española que ha experimentado la mayor subida es la de Colón, en Valencia.

Estos datos resultan de un informe anual 'Main Streets Across the World', elaborado por la consultora inmobiliaria internacional Cushman&Wakefield (C&W) en función de las rentas en las zonas comerciales de 233 ciudades de 47 países. La primera en la clasificación es la Quinta Avenida de Nueva York, donde, de promedio, un local tipo de 93 metros cuadrados, en su tramo más caro, cerca del cruce con la Calle 57. Causeway Bay, en Hong Kong, ocupa su segundo puesto y París, y sus Campos Elíseos, el tercero. La capital india, Nueva Delhi, con Khan Market, es la que más ha ascendido en este ranking, porque el coste de sus rentas ha crecido desde el año pasado un 75%, pasando de la posición 41 a la 24, lo que es un considerable ascenso.

El comentario que me sugiere esta noticia es que en España, es decir, en Madrid, Barcelona y Valencia, tenemos los alquileres, tanto de oficinas y locales comerciales como de viviendas, más altos en relación con otros muchos países del ranking mundial mencionado; pero no es para congratularse porque, en contradicción con este alto nivel de rentas, tenemos el nivel de sueldos más bajo de toda Europa, a excepción de Portugal y Grecia. No, no es una buena noticia, si no se es un afortunado propietario de locales y oficinas en esas, si no millas de oro, sí calles de idem.


El pasado día 23 de octubre se ha celebrado el Día Mundial de la Salud Mental, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha llamado la atención sobre la importancia de mejorar el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades mentales, como una de las principales vías para disminuir los casos de suicidios, 873.000 que ocurren cada año en el mundo, porque considera a las enfermedades de la mente como una de las principales causas del suicidio "Muy a menudo, el suicido es consecuencia de fallos en los procesos de diagnóstico y tratamiento de enfermedades mentales graves", ha afirmado el máximo responsable de la OMS, el sueco Anders Nördstrom. Por otra parte, la citada organización calcula que el 90% de los casos de suicidio están asociados a desórdenes mentales como depresión, esquizofrenia y alcoholismo y que en el mundo hay unos 450 millones de personas con patologías mentales, neurológicos o de conducta.

Uno de los sectores de población que más preocupa a los expertos es el de los jóvenes, ya que hay países, como China, en el que el suicidio es la principal causa de muerte de la población entre 15 y 35 años, mientras que en la zona europea, en la que agrupa a 52 países, según la distribución de la OMS, el suicidio es ya la segunda causa de muerte.

Realmente, antes estas dramáticas cifras, es labor prioritaria de los gobiernos el tomar lmedidas oportunas para un mejor diagnóstico y tratamiento de las dolencias mentales, auténticas tragedias para enfermos y familiares que lo viven diariamente y que, en el caso de España, la Seguridad Social todavía no cubre entre los supuestos con derecho a asistencia hospitalaria, dejando así a los enfermos y sus familias en situaciones dramáticas y terribles,porque no todas las familias pueden costear un hospital privado para ingresar a los enfermos de este tipo de patología, creándose así los codependientes de la enfermedad mental que son todos los familiares que conviven y sufren, sin preparación adecuada, medios ni posibilidades de asistencia oportuna, los terribles estragos que estas enfermedades de la mente provocan, con peligro para las vidas de los enfermos, en muchas ocasiones, y de los familiares más cercanos, también.



Ana Alejandre

copyright 2006. Todos los derechos reservados